La Dirección de Proyectos se está imponiendo como un modelo para agilizar las organizaciones y mejorar su productividad y su competitividad. Tanto las administraciones públicas como las principales compañías globales están inmersas en el proceso de cambio y adopción del Project Management como un nuevo paradigma organizacional, mucho más avanzado que el enfoque basado en procesos de los sistemas de gestión de finales del siglo XX.